La familia, el amor y la salud mental son algunos de los temas que podemos encontrar en este k-drama, o drama coreano, disponible en Netflix.

Está Bien No Estar Bien (It’s Okay To Not Be Okay) es una serie que ha sido añadida a la lista de Las mejores Series Internacionales del 2020 del diario The New York Times. Y no es por menos. Este k-drama de 16 episodios, dirigido por Park Shin-woo, ha conquistado al público coreano e internacional. En muchos países ha estado durante semanas en el TOP 10 de las series más vistas de Netflix.

A continuación, os explicamos los cinco motivos por los que no debéis perderos esta maravillosa serie.

1. Una introducción de cuento de hadas

Este k-drama no deja de ser un cuento de hadas con un toque oscuro, hecho que se puede ver en una introducción que permite ver la esencia de la serie. Así pues, se logra combinar a la perfección la belleza y la delicadeza con la oscuridad.

Un aspecto que no deja de ser curioso es que aparecen referencias a los cuentos populares que conocemos. Por ejemplo, La Bella y La Bestia, Rapunzel, El Mago de Oz, La Bella Durmiente

Referencia al cuento de ‘La Bella y la Bestia’/Fuente: ToysREvil

2. El trío protagonista

Mun-yeong, Gang-tae y Sang-tae son los protagonistas de Está Bien No Estar Bien. Aunque al principio de la serie tienen un carácter determinado, a lo largo de los episodios sufren una gran evolución psicológica y logran hacerse un hueco en nuestros corazones.

Mun-yeong (Seo Ye-ji) es una escritora de éxito de cuentos infantiles ilustrados. Sufre un trastorno antisocial de la personalidad y su carácter puede resultar frío y cínico. En realidad, solo es una fachada para esconder a una mujer que, desde pequeña, sufrió abusos psicológicos por parte de su madre. Su vía de escape son sus cuentos. Sus personajes acostumbran a ser seres tristes y en cada uno de ellos se pueden ver rasgos de la escritora.

Gang-tae (Kim Soo-hyun) es un enfermero que trabaja en un hospital psiquiátrico y que es muy protector con su círculo más íntimo. Desde que era pequeño, ha estado cuidando a los demás y ha hecho que no quiera expresar lo que realmente quiere. Es un personaje encerrado en sí mismo y que contiene sus emociones. Lo más importante para él, es su hermano Sang-tae (Oh Jung-se), un joven que sufre de autismo. Es el personaje más puro e inocente de la serie, aunque también tiene sus propios traumas que lo atormentan.

Fotograma con los personajes Gang-tae, Mun-yeong y Sang-tae/Fuente: Ready Steady Cut

3. Los temas

Aunque el romance es uno de los temas más relevantes del k-drama, la salud mental es el auténtico eje principal.

Está bien no estar bien normaliza, precisamente, el hecho de no estar bien. Situar parte de la acción en un psiquiátrico permite visibilizar enfermedades o trastornos mentales en una sociedad donde aún no las acepta. Por ejemplo, el paciente Kwon Ki Do (Kwak Dong-yeon) es hijo de un político que, en plena campaña electoral, decide encerrarlo en el centro. El simple hecho que se filtrara la condición de su hijo en los medios, sería considerado como una vergüenza y una humillación para la familia.

Además, también podemos ver los traumas que sufren los personajes de la serie y la forma en que les condiciona su vida. Para algunos, esos traumas son experiencias que vivieron y que los acompañarán siempre. Lo único que pueden hacer es hacerlos frente, aunque sea un proceso duro y doloroso.

Otro de los temas es el significado de la familia, pero no la de sangre, sino la que se escoge. A lo largo de los episodios podemos ver las relaciones que se establecen o que se refuerzan entre los personajes. Al final, lo único que desean es crear vínculos y recibir el amor que se merecen.

Fotograma con el personaje que interpreta Kwak Dong-yeon/Fuente: KPop-Lat

4. La animación

La animación es una maravilla. No se puede decir más claro. En cada episodio aparece una historia que ha escrito Mun-yeong y es la ocasión que se aprovecha para poder introducir las ilustraciones de su cuento. Hace que se sea más realista y parece que nos la están explicando directamente a nosotros.

Todas las historias de la escritora han sido creadas expresamente para esta serie y las ilustraciones han sido obra del ilustrador coreano Jamsan.

Representación de los personajes interpretados por Seo Ye-ji y Kim Soo-hyun/Fuente: Wild and Sassy

5. El romance

La historia de amor entre Mun-yeong y Gang-tae es compleja, preciosa y tiene un punto de extravagancia, como los protagonistas. Al principio, sus caracteres son tan opuestos que es imposible no reírse con sus interacciones.

Mientras que Mun-yeong coquetea con descaro y va directa al grano, Gang-tae es más reservado y le incomoda expresar sus muestras de amor.

No podemos hablar demasiado sobre su historia para no desvelar algún spoiler importante, así que solo queda decir que la relación que mantiene este par es preciosa y comparten algunos momentos realmente emotivos.

Gang-tae y Mun-yeong en una escena de la serie/Fuente: IMDb

 

Previous post ‘Gambito de dama’: amor por el ajedrez
Next post ‘Ana y el Apocalipsis’, un musical navideño con zombis