El artista Pablo López cautivó en su concierto junto a Santalucia Universal Music Week

Anoche, Pablo López se subió al escenario de la Plaza de España de Sevilla y entregó al público una actuación inolvidable dentro del marco del Santalucía Universal Music Week. Desde el inicio, el cantante malagueño dejó claro que estaba dispuesto a ofrecer un espectáculo único y especial.

Sentado frente a un impresionante piano de cola, y rodeado de unas lámparas especialmente preparadas para la ocasión, Pablo López hizo que la magia comenzara a fluir desde la primera nota de su éxito «El abrazo más grande de todos los tiempos». Acompañado únicamente de su voz y del piano, el artista logró hipnotizar a las casi 4.000 personas que se encontraban en el lugar, bajo el cielo estrellado de Sevilla y las majestuosas torres de la Plaza.

Pablo López eligió la improvisación en lugar de un plan preconcebido, lo cual fue ampliamente agradecido por el público. De hecho, el público se marchó con la certeza de que habían sido testigos de algo único y extraordinario, ya que el artista decidió sobre la marcha qué temas interpretar. Una valentía impensable para cualquier otro artista, pero un rasgo distintivo de un genio de la música como él. El show se extendió durante dos horas y media, sin que nadie dejara de pedir más.

La noche también fue propicia para los homenajes. Pablo López decidió regalar a los espectadores dos versiones del repertorio de su amigo Antonio Orozco: «Devuélveme la vida» y «Estoy hecho de pedacitos de ti». Entre estas, el cantante deleitó al público con sus propias canciones, elevándolas a nuevas alturas con la sola compañía de su piano.

Las sorpresas continuaron durante el concierto, cada vez superando las expectativas. Pablo López interpretó «Así fue», famosa canción de Juan Gabriel popularizada por Isabel Pantoja, y dedicó al público el tema emblemático de la ciudad, «Sevilla». Pero eso no fue todo, el público quería más y Pablo estaba más dispuesto que nunca a brindarles lo que pedían: «Suplicando», «Dos palabras», «Hijos del verbo amar» e incluso una sorpresa más, «Peces de ciudad» de Joaquín Sabina, popularizada por Ana Belén.

Con el público prácticamente en éxtasis, el artista cerró la noche con un trío de temas que llevó el concierto a un nivel inigualable: «La mejor noche de mi vida», «Lo saben mis zapatos» y «Mi enemigo». Una noche histórica tanto para Sevilla, como para el festival y para el propio Pablo López.

Previous post El fin de gira de Mr.Kilombo: una sala abarrotada y muchos amigos de la industria
Next post GALERÍA Así fue el 11/11 de Aliexpres Fest