El sábado RTVE celebró una gala para presentar a los 18 artistas seleccionados para la nueva edición del Benidorm Fest. Los participantes actuaron con canciones diferentes a las elegidas con el fin de mostrar su potencial.

Eran las 22.05 de la noche del sábado cuando en La 1 comenzaba una gala denominada «Benidorm Fest: Los elegidos». Según la información que conocimos días antes y que circulaba en redes sociales, todo apuntaba a que sería un programa en el que los 18 artistas seleccionados para representar a España en Eurovisión demostrasen el potencial que tienen y que, por tanto, les ha llevado hasta allí.

Tras el anuncio de esta gala como programación para la cadena pública, la euforia se difundió en el universo eurofán. Este evento no tuvo lugar en la pasada edición y suponía una novedad para la marca Benidorm Fest. Una novedad que iba a ser, como no podía ser de otra manera en este mundo eurovisivo, analizada al milímetro.

Las actuaciones de Los Elegidos

Los chicos de Meler fueron los encargados de abrir la noche. El grupo escogió Qué te vaya mal, uno de sus temas más sonados, para presentarse ante el público. Después de los madrileños, llegó el turno de Aritz Aren quien se atrevió con un tema que alzó el micrófono de cristal, Arcade de Duncan Laurence. Sin duda, un tema que puede llegar a ser difícil de defender.

La gala transcurría con un ritmo marcado por la agilidad y motivo de ello fueron sus presentadores: Julia Varela y Rodrigo Vázquez. La locutora del festival y el presentador del formato de éxito El Cazador unieron sus fuerzas en una noche que quedará en su memoria. De hecho, Rodrigo, que no lo conocíamos en este tipo de eventos, causó euforia en redes sociales donde, ya lo están pidiendo como presentador para futuras ediciones del Benidorm Fest.

Con la rapidez de la gala, en apenas unos minutos ya estábamos disfrutando de la tercera actuación. En este caso llegó el turno del hyper-pop de la mano de Rakky Ripper, un nombre muy sonado tras la petición de Marta Sango de contar con ella en esta edición.

Y del hyper pop pasamos al intimismo demostrando la versatilidad de los artistas de la gala. Ejemplo de ello fueron Vicco, Famous o Alice Wonder. Todos demostraron que cuentan con una capacidad vocal más que suficiente.

Alice Wonder | RTVE

Novedades que aportan valor al formato

Un tercio de los artistas ya se habían subido al escenario cuando tocaba un estreno. Si hay algo que se echó en falta en la primera edición fue una girl band y, por ello, las E´femme no podían faltar. Sobre su canción no conocemos muchos datos, sin embargo, sabemos que Barei y Safree están detrás de ella. 

Hablando de novedades, las dos siguientes actuaciones también fueron ejemplo de ello. Solo llevamos una edición del Benidorm Fest, pero ya era una necesidad cumplir varios deseos de los seguidores. Por un lado, una de las cosas más pedidas fue que el arte drag tuviera cabida y, para ello, ha llegado Sharonne. La drag estuvo brillante en una actuación que contó con baile y cambio de vestuario.

Sharonne | RTVE

Además, hay géneros que aún no habían pisado el Palau De L´Illa y, entre ellos, destacaba el rock. El grupo Megara, esta vez sí, había conseguido llegar a ser seleccionados y, como anécdota contaré que la canción que interpretaron en la gala Hocus Pocus fue la que les dejó fuera en la anterior edición.

Una nueva oportunidad

Hablando de concursantes que cuentan con rasgos comunes distinguimos a varios para los que esta no ha sido su primera vez en una preselección de Eurovisión.

La alicantina Blanca Paloma ya lo intentó la edición pasada y como la experiencia fue satisfactoria ha decidido volverlo a intentar. En la gala, sin duda, fue de las mejores y es que su Nana conquistó a todos los espectadores.

Blanca Paloma |RTVE

Siguiendo la línea de concursantes que repiten, tampoco es la primera vez para Agoney, quien en 2018 lo intentó a dúo con Miriam Rodríguez. También, Alfred participó en aquella gala donde, al contrario que Agoney, sí recibió el billete directo a Lisboa. Ahora, Alfred quiere volver a hacer historia como representante español y, esta vez, con un estilo mucho más definido.

También, los catalanes de Siderland han querido volver a probar suerte con el catalán tras quedarse como suplentes en la pasada edición.

Artistas emergentes con posibilidad de despegar

El Benidorm Fest puede ser el lugar perfecto donde comenzar una carrera y si no, qué se lo digan a Chanel. Viendo el ejemplo del pasado año era más que esperable ver en esta edición caras menos conocidas.

Por ejemplo, las valencianas Sofía Martín o Fusa Nocta han encontrado en esta oportunidad un lugar donde comenzar a despegar. Ambas destacaron con dos canciones que la gente no puede dejar de corear. El Ciao de las Twin Melody es otro de los temas que más se ha quedado grabado en el público.

También, artistas como José Otero se han agarrado a las posibilidades que ofrece este festival. Tras triunfar en México, este puede ser el sitio perfecto donde hacerse un hueco en la industria española porque talento, desde luego, no le falta.

Como último ejemplo de este caso, tenemos a la artista manchega Karmento. Una cantante cuya música nace de raíz, de su tierra. Ahora, gracias a Benidorm podrá llevar su arte más allá de las fronteras de La Mancha.

La consolidación de la marca Benidorm Fest

Gracias a esta gala, RTVE ha podido poner en valor la marca Benidorm Fest mucho antes de lo que pudo el año pasado por los cortos espacios de tiempo. Un programa en el que, si bien ha faltado tiempo de ensayo, ha hecho una demostración sencilla de la variedad de estilos que optan a representarnos.

Ahora, toca pensar en Benidorm y, para ello, quedan tres meses repletos de trabajo duro, sin embargo, la noche de hoy supone un primer paso. Nos han mostrado los diamantes y ahora, queda pulirlos para brillar en enero.

Tal y como decían nuestros queridos Varry Brava: «El Benidorm Fest es la fiesta de la música española» y, qué así sea y siga siendo. Por el momento, variedad hay y calidad también.

 

Previous post ¡Benidorm Fest 2023 ya ha comenzado!
Next post El fin de la Típica Gira de Ginebras llena la Riviera de Madrid