Hablamos con el octavo expulsado de Operación Triunfo 2023 tras la gala 9

Con cada gala de esta edición de Operación Triunfo que pasa, la competencia en OT2023 se intensifica, y es inevitable tener que despedirse de concursantes que podrían fácilmente haber llegado a la final. Su despedida llega justo en la antesala de la recta final del programa de Amazon Prime Video, demostrando lo impredecible y desafiante que puede ser el camino hacia el triunfo. En una competencia donde no hay rivales fáciles, Álvaro se enfrentó a la ardua tarea de competir con Paul Thin y su Milo J: Bzrp Music Sessions, VOL. 57, quien finalmente se llevó el 65,7% de los votos del público.

Aunque la competencia es feroz, la partida de Álvaro deja un vacío en el escenario y entre los seguidores del formato que reconocían su potencial para llegar lejos en el programa. De hecho, la reciente salida de Álvaro Mayo en la gala 9 ha dejado a todos boquiabiertos, ya que su trayectoria ha sido un claro ejemplo de crecimiento y versatilidad en el escenario. El sevillano se ha convertido en el claro ejemplo de cómo un concursante puede crecer y llegar incluso a eclipsar a los demás en el proceso. Su viaje desde los miedos iniciales hasta la plena confianza en sí mismo ha sido la constatación de evolución artística. «Te superas a ti mismo cada semana y es liberador. Operación Triunfo ha sido una montaña rusa, desde los nervios y el miedo escénico hasta disfrutar plenamente del escenario y la experiencia. Es genial empezar asustado y darte cuenta de que puedes crecer y disfrutar», ha confesado.

Sobre su paso por el programa, Álvaro no solo destaca su evolución personal sino también la experiencia única de aprender a convivir: «Soy un poco pesado con la evolución, pero también me quedo con aprender a convivir. No había hecho antes eso de vivir con tantas personas tantos días en una casa. Se aprenden muchas cosas de relaciones interpersonales, de aprender a respetar a quienes tienes al lado y hacer la convivencia más fácil».

Tiene claro su futuro: el pop

Entre las novedades que ha traído el nuevo formato de Operación Triunfo está la posibilidad de ver a los concursantes ‘in real time’ tener sus reuniones con los A&Rs y componer y producir su primer single. Las referencias constantes de Álvaro hacia los artistas que le gustan ya nos han ido dando pistas sobre el camino que iba a coger el exconcursante del talent show, pero lo que han dejado ver estas reuniones es que la primera canción de su carrera se caracteriza por un sonido pop con influencias house.

Para el sevillano, ha sido clave el probar distintos estilos en la academia porque eso le ha ayudado a definir lo que le gusta y hacia dónde quiere ir en su carrera. Pero es precisamente esa apertura total a probar cosas nuevas y cambiar de registro lo que también le ha hecho darse cuenta de cómo va a afrontar su carrera: “Siempre voy a experimentar y a seguir escuchando cosas diferentes, porque creo que la evolución y el cambio son cosas muy positivas en la vida de un artista”.

Sin duda estamos ante un concursante que ha aprovechado sus dos meses en este intensivo musical para mirar más allá del programa: nos ha confesado que escucharse a él mismo tras las galas le ha ayudado a identificar qué estilos y registros hacen brillar su voz y encajan con su forma de cantar. ¿Incluirá el ya mítico voguing, que tanto disfrutamos y tanto le hizo deslumbrar, en sus próximos pasos post-OT?

“Me encantaría incluir números de baile en mi carrera, porque creo que enriquecen mucho la actuación. Además, quiero hacer lo que realmente me gusta.”

Lo que sí que está claro es que vamos a bailar: “Esperemos que podamos bailarla en todas las discotecas de mariquitas del mundo”, pide Álvaro. porque para él el single “es empoderarte y ser uno mismo y disfrutar del momento”.

Una nominación cargada de buenas vibras gracias a las firmas

La primera y única nominación de Álvaro ocurrió en una semana excepcional en la que los concursantes salieron por primera vez al exterior a tener contacto con los seguidores del programa. Todo un plan de choque para quien lleva dos meses encerrado en una academia, pero nada mejor que una firma de discos con 2.000 asistentes en Zaragoza para notar el calor del público cuando tu único estímulo exterior son las votaciones semanales de favorito y los challenge de TikTok que se realizan durante el programa.

“Tengo que dar las gracias a la gente que vino a Zaragoza, todo el mundo fue muy respetuoso y me apoyó muchísimo”

A pesar de estar nominado, Álvaro ha descrito esta semana como una de las más especiales, destacando el contraste entre el desafío emocional y la recarga de energía proporcionada por el cariño del público. «Creo que es la mejor semana pasada nominado porque estás un poco de bajón, pero tienes ese chute de energía al ver a la gente que te quiere y valora», ha compartido el concursante.

Previous post Laura Pausini cierra su exitoso tour mundial en España y conquista al público de Barcelona
Next post Segunda semifinal del Benidorm Fest: St Pedro, María Peláe, Jorge González y Almácor se clasifican para la final