¡Así fue el inicio de una nueva era de España en Eurovisión! Te contamos cómo vivimos la primera semifinal del Benidorm Fest.

El 26 de enero a las 22.40 en RTVE tuvo lugar un acontecimiento histórico para todos los que amamos la historia del festival de Eurovisión: comenzó el Benidorm Fest. Este festival, un formato renovado del antiquísimo Festival de Benidorm, regresa para convertirse en la preselección de España con el objetivo de elegir a nuestro candidato para Eurovisión. Este formato renovado cuenta con tres galas: una primera semifinal, una segunda semifinal y la gran final del sábado. 

En la primera semifinal y, tras la retirada del concurso de Luna Ki, pudimos ver seis actuaciones. Seis actuaciones que son el reflejo de la diversidad musical que existe en España y la calidad de nuestros artistas.

Los encargados de abrir la gala fueron el grupo Varry Brava. Vicente, Aaron y Óscar sorprendieron encima del escenario con una canción en homenaje a la gran Raffaella Carrà. Los chicos aparecieron vestidos de rojo y con el pelo rubio haciendo alusión a la cantante italiana. Una apuesta sorprendente que consiguió iniciar la gala revolucionando a todo el Palau.

Las siguientes en subir al escenario fueron unas míticas en la historia del festival de Eurovisión: Azúcar Moreno. Con su tema Postureo, las cantantes lograron revolucionar al público durante los 3 minutos de actuación. Sin duda, las hermanas eurovisivas se plantaron en el escenario con mucho temple y poderío.  Pero, finalmente no pudieron obtener el pase a la final de sábado.

Y de un extremo a otro, de Azúcar Moreno y sus años de experiencia pasamos a los inicios de Blanca Paloma. La joven alicantina cautivó la cámara con su primera canción propia. Pestañear era algo impensable con ella encima del escenario. Además, es de aplaudir el trabajo de escenografía que ha realizado porque sí, no solo canta, también es escenógrafa. El Palau enmudeció durante Secreto de agua.

Después de la pureza de Blanca Paloma, llegó la explosión de color de los chicos de Unique. Matt, Valen, Gio y Arman defendieron su tema Mejores a través del baile, la pirotecnia y el color. Además, el beso entre dos de sus componentes marcó un momento importante de la gala. ¡Cuánto queda por seguir reivindicando! Sin embargo, estos jóvenes se quedaron a las puertas de la final, pero ya han advertido que habrá Unique para rato.

En quinta posición llegó el momento más esperado por todos los gallegos. Tanxugueiras se subieron al escenario para reivindicar la diversidad lingüística y la necesidad de echar una mirada al pasado para continuar el camino. Lo que allí se vivió fue una auténtica ‘foliada’. ¡Galicia entera se puso en pie anoche! Sin duda, esto supone un golpe en la mesa para que representar a España en una lengua cooficial sea una realidad en un futuro cercano.

Y, por último, pero no menos importante, apareció en pantalla Chanel. El currículum de la joven ya prometía que iba a hacer un gran espectáculo y, sin duda alguna, cumplió y con sobresaliente. Su actuación desprendía talento en cada segundo. ¡Qué manera de bailar! La joven consiguió ser la más votada por el jurado y por el público demoscópico alzándose con la victoria de la noche.

Dentro del Palau se vivieron todas las actuaciones con muchísima intensidad y emoción. Sin duda, aquí comenzó un camino para España nunca antes visto. Esto es un regalo para cualquier eurofán. Pero, también para los que no lo son. Esta gala supone una apuesta por la televisión, la música y el espectáculo. Supone un golpe en la mesa de nuestro país en la historia del festival de Eurovisión.

Finalmente, en la gala del sábado pudimos ver a Chanel, Tanxugueiras, Blanca Paloma y Varry Brava. En total, tendremos ocho actuaciones han luchado por obtener el preciado micrófono de bronce que viene con un pasaporte a Turín bajo el brazo.

Previous post Marta Sango: «Es importante que no nos tomemos el Benidorm Fest como una rivalidad y que nos apoyemos entre nosotros»
Next post Segunda semifinal del Benidorm Fest: la continuación del éxito de la preselección española