Gonzalo Hermida ha sido seleccionado como candidato para representar a España en Eurovisión con la canción Quién lo diría. En El Foco no hemos querido perder la oportunidad de hablar con él sobre su camino al Benidorm Fest

Gonzalo Hermida nació en Cádiz el mismo año en el que otra andaluza triunfaba en el festival de Eurovisión. Los sones de Vuelve Conmigo de Anabel Conde marcaron el año en el que este canta-autor vino al mundo.

A los 15 años, comenzó a cantar y componer sus primeros temas y, no fue mucho más tarde cuando se subió por primera vez a un escenario. Ha compuesto canciones para muchos grandes de nuestro país como pueden ser Malú, India Martínez o Antonio José. Pero, él también se hizo grande. Nos conquistó a todos con canciones como ‘Noche estrellada’ o ‘Limón’, pero nunca dejó en nosotros un sabor amargo. Ahora, el joven busca seguir endulzándonos con el tema Quién lo diría y, además, busca emocionar a España. Quién sabe si Turín será también cómplice de su dulzura.

¡Bienvenido a El Foco! Gracias por estar aquí y enhorabuena por haber sido seleccionado como candidato para representar a España en Eurovisión 2022 con tu canción Quién lo diría. ¿Cómo estás?

Muy contento y con mucha ilusión. También con nervios y tranquilidad. Estoy intentando compensar toda la emoción que siento y buscando el equilibrio. 

¿Cómo está siendo leer los comentarios y ver las reacciones de la gente?

Hay mucho respeto en cada crítica y cada comentario. Es muy bonito escuchar a la gente dar su opinión siempre que se haga desde el respeto. Intento no mirar las redes mucho porque es muy fácil criticar desde un perfil sin nombre. Para mí, la crítica más importante es la de aquellos que vienen a mis conciertos y, por esa parte, está gustando mucho el tema.

¿Y la relación con el eurofandom?

A mí me encanta. Yo estoy disfrutándolo mucho. Me dijeron que era una ola gigante que te arrastra y te cuesta levantarte. Me dio miedo, pero para nada. Las críticas son muy respetuosas y la gente es muy cercana. Estoy muy contento con el eurofandom.

Ya has sido seleccionado como participante del Benidorm Fest. Pero, ¿cómo decidiste presentarte a él?

Yo mandé la canción como compositor. Iba a ser una canción de mi EP, pero pensé que podría quedar bien en Eurovisión y decidí mandarla. Tony Sánchez-Ohlsson le pidió a David Santiesteban que me convenciera para interpretarla. Me asusté un poco porque todo lo grande da miedo. Pero, estamos para eso, para montarse en las montañas rusas y disfrutar la vida. Finalmente, decidí dar el paso y aquí estamos.

Cuando te dijeron que formabas parte de los 14 seleccionados, ¿cuál fue tu reacción?

Imagínate pensar que has pasado una criba de más de 800 canciones. Me pareció muy guay y muy bonito. Haber sido seleccionado entre tantas canciones ya es un éxito personal.

¿Cómo reaccionó tu círculo cercano al saber la noticia?

Yo primero les conté la movida del Benidorm Fest y luego les avisé de que me habían seleccionado. La gente que me quiere me apoya. Además, ellos ya saben que estoy ‘majareta’ y que me gusta meterme en todos los ‘fregaos’ que puedo. Me voy de viaje a componer por el mundo para escribir las mejores canciones que puedo. Cómo no me iban a apoyar con esto.

A todos los compañeros del Benidorm Fest que han pasado por aquí les hemos hecho las mismas preguntas. Ha llegado el momento de conocer tu lado más eurofán. En primer lugar, ¿cuál es tu canción favorita de Eurovisión?

Me gustó mucho L’Essenziale de Marco Mengoni. También, la de Salvador Sobral o Quédate conmigo de Pastora Soler. Esas son las que más recuerdo.

Hablando de recuerdos, ¿cuál es el primero en el que aparece Eurovisión?

Creo que Eurovisión Junior con María Isabel, Sergio, Antonio José y demás. Ah no, si Rosa va antes, ella es mi primer recuerdo.

Eres, con perdón de Blanca Paloma, la única balada como tal. ¿Sientes presión al ser el único en este registro?

Lo que yo hago de normal es pop-balada. Es mi fuerte. Yo parto de la emoción. No me da miedo ser único en este estilo, al contrario, creo que lo bonito de este año es la variedad que nos podemos encontrar en las canciones.

El año pasado nos representó Blas Cantó con una balada titulada ‘Voy a quedarme’. ¿Te impone que el tema del año anterior fuera parecido a tu estilo?

Yo presenté la canción y fui seleccionado. Si el público quiere una balada, podrá elegirla. Lo bonito de este Benidorm Fest es que habrá democracia e irá el que cuente con mayor apoyo. El hecho de llevar balada era una presión con la que ya contaba, pero es mi forma de hacer música.

Sin duda, Benidorm Fest es la preselección que el eurofandom llevaba años pidiendo a gritos. Siguiendo con tu tema, está compuesto junto a David Santiesteban. ¿Cómo es trabajar con alguien que ya tiene carrera en Eurovisión?

David es un maestro y es mi ídolo. Tengo la suerte de que sea como mi hermano y que trabajo con él todas las semanas. ¡Yo he dormido en su casa! Es un honor tener a un ídolo tan cerca y poder aprender de él. En esta canción no pensamos en Eurovisión, la teníamos ya escrita y decidimos enviarla al Benidorm Fest.

Te presentas, como ya hemos dicho, con el tema Quién lo diría. ¿Qué buscas transmitir con él?

Transmitirme a mí mismo las emociones que quiero contar en la letra. Ya he conseguido mucho porque me encanta como ha quedado la canción: la producción, la letra, el sonido… Todo lo que venga después, bienvenido es.

He logrado tener una súper balada que me encanta dentro de Spotify. Además, he vivido con ella algo precioso: primero, la desterré para enviarla a Eurovisión y luego, ha vuelto a mí para interpretarla. Esto se me va a quedar guardado para toda la vida.

Tu primera decisión fue mandarla como compositor. ¿Dónde nace la inspiración de este tema?

Nace en un piano. Al fin y al cabo, somos personas con la inspiración todo el día volando. Pero, eso es también un arma de doble filo porque luego a la hora de estar tranquilos, somos incapaces de parar. Mi cabeza está todo el día volando e imaginando cosas y es ahí, donde surgen las canciones. Queríamos hablar de un reencuentro e imaginamos a dos abuelos que se encontraban después de muchos años y tomaban juntos un café. También, está la parte de ‘por si acaso nos besamos’ en la que imaginábamos un final nuevo para ellos. Aún así, el foco está en que el propio reencuentro ya había sido un cúmulo de emociones para los protagonistas.

Esta revista se llama El Foco y, en esta ocasión, queremos ponerlo en tu tema Quién lo diría. ¿Por qué debería ir a Eurovisión?

No soy capaz de responderte. Todo el mundo se ríe cuando contesto esto, pero no sé expresarte por qué la mía sí y la de otros no o por qué este año. Esta canción es honesta y transmite, pero no sería capaz de darte motivos. Yo hice esta canción movido por la honestidad y eso es lo único que sé.

Para ir a Eurovisión se necesitan dos ingredientes: por un lado, una buena canción y, por el otro, una puesta en escena que capte al público. ¿Cómo va a ser tu puesta en escena?

Yo creo que el videoclip refleja un poco lo que yo quiero transmitir. El videoclip lo hicimos en unas 4-5 horas junto a Gema Lozano. Ella es una crack y me parece brutal la sensibilidad que tiene. Gema es, también, como mi hermana y forma parte de mi familia. Cuando le transmití la idea de lo que quería hacer, captó la idea súper rápido y trabajar con ella fue estupendo.

Cuando llegué empecé a interpretar con las manos y cuando me enseñaron cómo quedaba en la cámara flipé. Yo hice eso sin intención ninguna y ella consiguió plasmarlo. La puesta en escena es una cosa en equipo porque yo no tengo ni idea y, por eso, estoy muy contento de trabajar con ella. 

Hablas de tu videoclip y yo, antes de que lo mencionaras, quería preguntarte por la conexión entre él y la puesta en escena. En mi opinión, el videoclip es un ‘menos es más’. ¿Veremos eso en el escenario de Benidorm?

Yo creo que sí. Veréis sencillez. Estoy haciendo un trabajo personal de escucharme y recordar que lo que quiero es transmitir. A veces, mi cabeza me traiciona y piensa : ‘ lo mismo pega algo de fuego en Quién lo diría‘. Luego, entro en razón y me doy cuenta de que yo soy sencillo y busco transmitir y no tengo que salir de eso por la presión del festival. Tengo que ser fiel a mí mismo.

 

Para la puesta en escena trabajas con tu equipo y, además, contáis con el apoyo de RTVE y Boomerang. ¿Cómo está siendo trabajar con estos últimos?

Muy bien. Son maravillosos profesionales. Nos tratan con un cariño excepcional. Nunca he tenido tanta gente trabajando en equipo. Nos escuchan y tienen en cuenta nuestras inquietudes. No paramos de intercambiar mensajes con ellos.

María Eizaguirre no deja de repetir que el Benidorm Fest es ‘el festival que quieres, el que tú quieres’. ¿Qué tiene de especial esta preselección?

Yo creo que la variedad. Nos ofrece un abanico muy grande. También, la posibilidad de poder votar qué es lo que queremos. Qué el país opine. Ese fue uno de los motivos que me impulsó a presentarme. Si vas Eurovisión y te ha votado mucha gente, vas más confiado. Te impulsa a comerte el escenario y darlo todo.

Yo, por ejemplo, soy un artista de salas pequeñas. Por ello, agradezco que exista este proceso. No es lo mismo que te elijan directamente a que primero vayas a una semifinal, luego a una final y, más tarde, a Turín. Te hace procesarlo todo mejor. Tu cabeza lo entiende mejor así.

Sin duda, la democracia y la variedad son dos elementos fundamentales de este Benidorm Fest. Hablando de variedad, ¿cómo ha sido conocer al resto de compañeros?

Súper guay. El primer día coincidí en una sala con Rayden y Marta Sango, pero a ellos ya los conocía. También, ese día conocí a Sara Deop y Chanel y fueron encantadoras. Había mucho cachondeo.

Luego cuando coincidimos todos fue genial, Conocí a Azúcar Moreno, Luna Ki, Tanxugueiras… Hay un ambiente muy bonito. Ambiente de compartir y no de competir.

Ya me contó Rayden que os gustó mucho el peluche de Luna Ki. Él me ha confesado que quiere pedirle colaboración para que se lo regale. ¿Qué piensas hacer tú?

Nos encantó el peluche. Lo vimos cuando se levantó para hablar. Rayden empezó a acariciarlo y yo no podía parar de reírme. Me encantó el peluche y ella. Me parece que tiene una estética brutal y un poderío que se nota desde que se pone en pie. Hay un ambiente genial porque todos somos distintos. Yo me considero el ‘sensiblito’ del grupo aunque, también soy muy nervioso.

En general, ¿qué esperas del Benidorm Fest?

Conocer a los compañeros. También, que mi música tenga más visibilidad. El otro día fui trending topic y, yo no he sido eso en mi vida (risas). Al final, esto repercute en mi música, en mi carrera y en la venta de mis entradas.

Me parece un evento muy bonito siempre que haya respeto y cariño, al margen de lo que te guste o no te guste. Con muchas ganas e ilusión porque me gusta mucho el público y la gente que está allí dentro.

SI finalmente ganas el Benidorm Fest, ¿qué tienes pensado para celebrarlo?

Lo he dicho mil veces, pero si gano me pienso bañar en la playa sea la hora que sea. Os venís con la cámara conmigo y nos bañamos allí.

¿Qué puede suponer Eurovisión para tu carrera?

Tendría que prepararme mentalmente y vocalmente. Serían muchos meses de preparación. Pero, aportaría mucha visibilidad a mi carrera porque muchos me conocerían gracias a eso, además de abrir mi trayectoria a Europa. Por el momento, pienso en Benidorm Fest y si toca pues ya habrá tiempo para mentalizarse.

En enero es el Benidorm Fest y, si llegas, en mayo es Eurovisión. Pero, ¿qué te depara 2022 como año?

Mi intención es sacar mi nuevo EP. Ya he sacado la mayoría de las fechas de mi gira. Quiero seguir creando música y tocando por toda España con mi equipo y mis colegas. Cantar Quién lo diría en salas de toda España con mi piano y mi guitarra.

Gracias por haber estado aquí y mucha suerte en Benidorm. Qué Quién lo diría siga llegando a los corazones de la gente y aporte mucho a tu carrera.

Previous post Blanca Paloma: «’Secreto de agua’ busca expresar la verdad de las voces oprimidas»
Next post Luna Ki: «Creo que visibilizar la salud mental es una necesidad en los tiempos que corren»