En El Foco hablamos con Nacho García, St Woods, sobre el homenaje a su abuela a través de su nuevo tema ‘My Honor’, la repercusión de la salida de su primer disco ‘Bones’ en pleno confinamiento y la sensación de volver a los escenarios.

St Woods es un artista de fauna extraña en el panorama musical español, con una sensibilidad única y un registro vocal emocional y trágico que ha hecho que muchos le comparen con Bon Iver. Poco a poco va viendo el resultado de tanto trabajo y de eso es muestra su disco BONES, el pasar de tocar en las calles de Londres a estar en el cartel del Dcode o un sold out en el madrileño Teatro Lara.

El paso de Nacho a St Woods

Nacho García es el artífice de St Woods, un proyecto que comenzó de Erasmus y se materializó en las calles de Londres. Tiene una sensibilidad única para componer, una voz tintada de tristeza que transmite y unas canciones que perdurarán en el tiempo. Con una personalidad marcada y natural, hace que con él sea muy agradable e interesante la conversación.

Solo le sale componer en inglés, tiene en bucle el último disco de Kings of Leon y en su lista de Spotify aparecen artistas como Ginebras, Leon Coeur, Haim o Zahara. Un popurrí de canciones que le ayudan tanto para componer como para desconectar: “En general, nunca dejo de escuchar música pensando, me estoy dando cuenta de que cuantos más géneros dispares escuche, mejor me viene”. Y sueña con tocar en el Royal Albert Hall de Londres y en el madrileño Wizink Center: “Cantar en inglés siendo español con las entradas agotadas allí, si eso ocurre, es que me va a ir muy bien”.

Cuando le preguntamos cómo fue el paso de Nacho a St Woods, confiesa que no tiene ni idea:

Si que es verdad que cuando volví de tocar en la calle tenía esa sensación de que “esto se puede quedar en una anécdota muy graciosa que cuente toda mi vida y ya está: de joven estuve de Erasmus y tocaba en la calle” o de repente se puede convertir en otra cosa, en algo como más serio, más profesional. Creo que el momento en el que las cosas empiezan a funcionar y empiezan a caminar es cuando me creo de verdad que puedo hacer de esto una carrera y que si le echo todas las horas que tengo que echarle las cosas van para adelante. A nivel de percepción personal, no es que me lo tome todo a broma pero me parece todo un chiste: Que yo toque en el Dcode me parece una absoluta broma, que yo toque en el Granada Sound y esté en el mismo cartel que Vestusta Morla me parece de chiste. No ha sido como que de repente estoy en los festivales, pero la sensación es que no ha pasado nada, que en cuestión de meses he pasado de ser espectador a estar en el escenario.

¿Cómo fue esa sensación de tocar en el Dcode?

Yo llevo yendo al Dcode desde que se hizo el primero, el de My Chermical Romance. Fue raro, porque la sensación que tienes es completamente diferente; estás con la banda, que todos somos usuarios de festivales y notas para bien lo raro de decir: prueba de sonido, montar y ahora tocamos. Además en uno de los escenarios grandes justo después de Viva Suecia que vino un montón de gente y antes de Tom Odell. Entonces ya hay un punto en el que creo que en tu cabeza directamente decides no pensar en lo que está ocurriendo y en tocar. Fue lo más, creo que es uno de los conciertos que mejor recuerdo, independientemente, si te soy honesto, de si salió bien o mal. Creo que en el escenario yo me encontré tan a gusto con mis mejores amigos tocando que es de las sensaciones más guays que he tenido en mi vida.

Y ahora tienes un Sold Out en el Teatro Lara, ¿Cómo afrontas por fin a un escenario tras todo lo que hemos pasado?

Hay una sensación de alivio. Este concierto lo concebía como una apertura de las cosas que iban a pasar y ahora la sensación es más de cerrar un ciclo porque ya el disco ha salido, la gente lo ha escuchado, y esto es como una parte de presentar el directo pero que da pie un poco a otras canciones. Las sensaciones son muy buenas, estoy contentísimo de poder por fin dar un concierto en Madrid, y tenemos muchas ganas. El concierto lleva más que preparado desde hace muchísimos meses y eso, atacado. No duermo nada pero estoy contento.

¿Por qué el Teatro Lara?

Se me metió un poco entre ceja y ceja en su momento, tengo la inmensa suerte de trabajar con Live Nation que son los que me llevan los conciertos, y recuerdo que los primeros días que estábamos firmando contratos yo dije: “Si hacemos conciertos en Madrid, solo os pido que el primero sea en el Teatro Lara”. Me da la sensación de que es uno de los focos de la cultura emergente madrileña más importante de los últimos años, de ahí salió La Llamada, dde ahí han salido grupos como El Buen Hijo, ha tocado gente super guay y también creo que el teatro en sí tiene una atmósfera que agradece mucho el disco y lo que queremos hacer en el directo. Al ser un teatro que no es muy grande, es acogedor y el directo lo va a agradecer mucho.

My Honor, su nuevo single

El Teatro Lara también ha sido el escenario del videoclip de su nuevo single, My Honor. Una canción que da el pistoletazo de salida a las diferentes canciones que tiene planeado sacar a lo largo del 2021. Lleva componiendo desde noviembre y de momento, tiene preparados cuatro singles que verán la luz a lo largo de los próximos 5 o 6 meses: «No me apetece sacar un segundo disco, creo que un disco es una labor muy tediosa de un concepto, una narrativa entre las canciones, pero me apetece sacar canciones diferentes entre ellas, sin la necesidad de que tenga que explicar que hay una interconexión». 

My Honor es una canción muy especial.

My Honor, creo, es el primer punto a nivel consciente y de composición en el que empiezo a pasar página en ciertas cosas y una de ellas es la muerte de mi abuela. En ese momento en el que empiezo a tratar ciertos temas más desde la pena y los empiezo a tratar como algo bonito es cuando de repente empiezo a escribir más agusto, y tengo la sensación de que me estoy quitando como un peso de encima. Ahí es cuando me acuerdo de que mi abuela siempre me hacía la misma broma, que era que todas las canciones mías parecían iguales, porque yo canto en inglés. He decido hacer una canción que es una oda a los valores que mi abuela, que viene de una familia muy tradicional y muy fuerte en lo que es el plano emocional. Siempre nos decía que una persona honrada es lo más importante, mantener el honor, ser leal a las personas que te quieren y querer a la gente que te es leal, y justo coincidió que sacábamos esa canción para hacer un videoclip para anunciar el concierto con el teatro vacío y todo, no sé, de repente se unieron cosas que en nuestra cabeza parecía que tenían mucho sentido.

Y te pregunto yo lo mismo, ¿Por qué en inglés?

Es que me sale solo, llevo desde pequeñito escuchando música en inglés, viendo pelis y leyendo en inglés, entonces, sí que es verdad que a la hora yo de crear, el rango de mi vocabulario a nivel artístico me es mucho más fácil encontrar expresiones y palabras en inglés. Probablemente hay una pequeña parte de que me da vergüenza abrirme en canal y por eso como soy español y saco aquí la música me da menos vergüenza hacerlo en otro idioma, pero en gran parte es por acto reflejo, he intentado componer en español para mí, porque compongo en español para otras personas, y es que me parece muy ortopédico cómo lo hago.

A la salida de My Honor, le ha acompañado el reboot con Astraea, una versión mucho más cinematográfica como afirma St Woods: «Ha quedado muy de peli de Disney que era un poco el objetivo».

BONES, su primer trabajo discográfico

BONES es el primer trabajo discográfico de St Woods. Estrenado en pleno confinamiento, ha tenido una muy buena acogida, y acaba de anunciar que el vinilo del mismo estará disponible el próximo 12 de junio y que además incluye un tema extra.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de St Woods (@iamstwoods)

¿Cómo te ha sentado a ti personalmente y artísticamente el confinamiento? Porque además tu disco debut ha salido en mitad de una pandemia.

Me vino hasta bien, porque yo en el confinamiento no compuse nada, todo ese discurso de, «los artistas tenéis que aprovechar este momento para ser más creativos», a mí no me funciona. Si que es verdad que al tener el disco, durante dos meses que fueron previos a la salida de Bones, tenía la cabeza en promo, videos, cosas del lanzamiento, las actualizaciones… De no ser por el disco, me hubiera vuelto loco en la cuarentena. Pero menos mal que teníamos el lanzamiento y que todos los días tenía que trabajar. Yo esto de componer encerrado obligado en casa no lo hago. No me sale y no soy capaz.

Hablando de Bones, hay una cosa que me gusta mucho del concepto del disco, el «está bien no estar bien». En alguna entrevista he escuchado incluso que has dicho que te gusta encontrar la belleza en lo triste, me parece un ejemplo de esto y, bajo mi perspectiva, mucho de St Woods se basa en reflejar esa sensibilidad a la hora de componer. ¿Cómo vives ese proceso de sacar lo que llevas dentro y convertirlo en canción?

Agradezco lo que dices, me parece muy interesante, sobre todo por el hecho de que a veces lo hablo con amigos y amigas de, creo que me gusta mucho poner en valor el espectro de decir: no estar feliz todo el rato es lo mejor, ni estar triste todo el rato es lo peor. Creo que hay un espectro de cosas que puedes analizar en las cuales hay que valorar cada cosa, ¿no? Si lo reduces al más mínimo detalle, no puedes saber cómo estás bien si no estás mal. Si que es verdad que me gusta mucho el ser consciente de que el sufrir, el pasarlo mal, es un proceso de sentimientos que lo que hace es darte información de aquello que te está ocurriendo que puede ser bueno o malo pero que es digno de profundizar. En este disco me apetecía mucho pensar yo en alto el hecho de ser consciente de que cuando pierdes a alguien, sea por una ruptura, una pérdida, o por una separación porque ya no te llevas con alguien, el dolor que provoca una pérdida es símbolo de lo que ha marcado esa persona en tu vida, lo suficiente como para que cuando no esté el hueco en el que estaba, su presencia lo ocupa ahora una ausencia. Entonces todo eso al final me llevó a plantearme muchas cosas que surgen en ese disco.

 

En el futuro próximo, St Woods está empezando a engrosar su lista de conciertos por el panorama nacional y además, se va de gira por Europa a partir de septiembre con el grupo City Of The Sun. Esperamos ansiosamente el lanzamiento de los próximos singles y poder acompañarle cuando en un sold out Wizink Center suenen a todo trapo My Honor, A part from God o Wasted Love. Tiempo al tiempo.

Previous post Alejandro Bejarano enamora a la madrileña Moby Dick
Next post Steven Bernhard: «Cada vez más artistas me abren la puerta hacia lo que yo quiero hacer y confían en mi trabajo»